lacadenaviajera

Posts by this author:

Mural de la Prehistoria y Mirador de los Jazmines

Mural de la Prehistoria y Mirador de los Jazmines

Si visitáis Viñales, os recomendamos ir al Mural de la Prehistoria y Mirador de los Jazmines.

Como os contamos en el anterior post, el día que hicimos la excursión a caballo en Viñales todavía no había terminado, para cansarnos y dormir bien por la noche, decidimos alquilar unas bicicletas (5 CUC toda la tarde) e ir a ver el famoso Mural de la Prehistoria y subir al Mirador de los Jazmines para ver el atardecer.

Mostrar todo

Excursión a caballo en Viñales

Excursión a caballo en Viñales

Una de las mejores experiencias del viaje fue realizar una excursión a caballo en Viñales y poder disfrutar de sus maravillosas vistas, llenas de vegetación, plantaciones de tabaco y palmeras. Además de poder apreciar sus espectaculares Mogotes.

COMO LLEGAR A VIÑALES 

Viñales está a casi 3 horas de La Habana en taxi compartido, el recorrido son 181 km. Nuestra idea era ir en Viazul (autobús) pero fuimos a sacar los billetes el día de antes y no quedaban. Así que cogimos un taxi compartido entre 3 personas (nos costó 10 cuc/persona).

Estos taxis se pueden reservar en la misma estación de autobús (recordar que hay que regatear el precio) o simplemente diciéndoselo a vuestros caseros os conseguirán transporte.

 

VALLE DE VIÑALES

El Valle de Viñales es un lugar geográfico ubicado en Pinar del Río, zona occidental de Cuba. Este Valle fue declarado Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

Nosotras estuvimos 3 días en Viñales, pero nos quedamos con ganas de visitar más lugares. Fuimos a Cayo Jutías, Cayo Levisa, montamos a caballo por el Valle del Silencio y fuimos al Mural de la Prehistoria y al Mirador de los Jazmines en bicicleta. Por no deciros que cuando llegamos eran carnavales, así que imaginar lo que descansamos y dormimos durante esos tres días. ¡Pero mereció la pena!

Plantaciones de tabaco

EXCURSIÓN A CABALLO EN VIÑALES

Tuvimos la suerte de que “nuestra familia” de Viñales tenía caballos y hacían excursiones, pero sino, simplemente con decírselo a los caseros o preguntar en la plaza del pueblo, podréis hacer la excursión (cuesta 5 cuc /hora).

A primera hora de la mañana ya estábamos de camino a buscar los caballos, al principio estábamos bastante ilusionadas con la idea de montar a caballo, pero al final de la excursión nuestro culo no estaba tan contento. Además cada vez que el caballo de Lara intentaba adelantar al de Marina, este se ponía a trotar y no podíamos pararlos, el guía iba por detrás a su ritmo riéndose de nosotras que teníamos unas pintas de cowboys…

Marina y Lara montando a caballo por el Valle de Viñales

 

Durante el recorrido que duró 3 horas, pudimos hacer una parada en una plantación de tabaco, una de las principales fuentes de ingresos de los aldeanos. Nos explicaron el proceso de plantación de la hoja del tabaco, la forma artesanal de fabricación y su manera de comercializarlo (están obligados a vender el 90% del tabaco al Gobierno nacional, el resto lo comercializan o intercambian por otro tipo de productos).

 

Nos enseñaron a hacer un puro, el cual después probamos. ¿Adivináis quién de las dos empezó a toser cuando probó el puro? Si, Lara. El objetivo de esta visita ya os podéis imaginar que es la venta de puros a los turistas, así que si tenéis que regalar puros, mejor comprarlos en estos lugares que es más barato que en La Habana.

Plantación de tabaco en el Valle de Viñales 

Cabaña donde se almacenan las hojas de tabaco

 

La siguiente parada fue en una casa en medio del Valle, la casa del café. Aquí te explican el proceso del café, el azúcar y el ron. En esta parada os recomendamos probar el coco loco, es una bebida típica Cubana que lleva: ron, limón, miel y agua de coco. ¡Luego ya veréis que contentos volvéis a subir al caballo!

Marina y Lara probando el coco loco

La última parada de la excursión fue en un lago, al lado de un mirador desde donde se puede apreciar la belleza del Valle.

 

DONDE COMER EN VIÑALES

Volvimos al pueblo a la hora de comer, nos habían hablado de que en Viñales estaba el mejor cerdo asado de Cuba, y más concretamente en el Restaurante las MemoriasConforme nos íbamos acercando vimos una barbacoa de lo más original y un olor que daban ganas de entrar a comer a cualquiera.

“Restaurante” Las Memorias, el mejor restaurante de cerdo asado

 

Después de coger fuerzas hicimos otra excursión más, nos alquilamos unas bicicletas y fuimos al Mural de la Prehistoria y Mirador de los Jazmines. 

¿Os atreveríais a hacer esta excursión a caballo en Viñales? 

 

Cayo Jutías | Viñales

Cayo Jutías | Viñales

Si te encuentras en el Valle de Viñales, no puedes irte sin visitar Cayo Jutías, una playa paradisíaca. No es el cayo más turístico, pero para nosotras fue el más bonito de los que visitamos por esta zona. El Cayo más turístico de esta zona es Cayo Levisa, al cuál también fuimos.

CÓMO LLEGAR A CAYO JUTIAS

Cayo Jutías está a una hora y cuarto por carretera local desde el pueblo de Viñales. El recorrido son 54 km, hay tramos de la carretera que están en muy mal estado.

 

TRANSPORTE A CAYO JUTÍAS

El transporte más barato para llegar a Cayo Jutías desde Viñales es el taxi compartido, nosotras fuimos con 10 personas más en una camioneta Chevrolett de los años 50. El camino es toda una aventura y el paisaje es impresionante.

El coste 15 CUC/persona ir y volver, para alquilarlo sólo debes decírselo a tus caseros o a algún aldeano de Viñales.

Chevrolett del 50 para ir a Cayo Jutías

Nuestro transporte a Cayo Jutías desde Viñales

ACERCA DE CAYO JUTIAS

Se trata de una isla pequeña, llana, arenosa, con más de 4 km². Una de las características de los cayos son sus playas de baja profundidad, lo que forma una paleta de tonos azules casi imposibles, ¡te dejarán sin aliento!.

Apenas hay turismo extranjero, sin embargo, los fines de semana los cubanos suelen ir a disfrutar de su maravillosa playa.

Cayo Jutias - la cadena viajera

Cayo Jutías, una playa paradisíaca . 

 

Habíamos leído en un blog, que andando hacia el oeste del Cayo, casi al llegar a la punta, hay una zona muy bonita donde se pueden ver estrellas de mar desde la misma orilla. Así que con nuestro bote de crema, agua y sandwiches nos adentramos en el bosque de palmeras, andando por el agua junto a los manglares, todo para encontrar estrellas de mar. ¿creéis que lo conseguimos?

Cayo Jutias - la cadena viajera

Bosque de palmeras en Cayo Jutías 

Cayo Jutias - lacadenaviajera

Manglares en Cayo Jutías.


Casi dos horas más tarde, parando a darnos chapuzones en la playa y hacernos mil fotos, empezamos a ver estrellas de mar desde la orilla. Nos metimos corriendo a hacer snorkell y no sólo había estrellas de mar, sino centenares de peces, caracolas gigantes, corales, etc… Además caminamos hasta el final de la punta, un lugar desértico e increíble. Su paisaje nos dejo enamoradas. Además teníamos una nueva casa, ¿nos quedamos?

Lara en Cayo Jutias

Estrellas de mar en Cayo Jutías

Marina y Lara en Cayo Jutias

Final de la punta de Cayo Jutías 

Marina en Cayo Jutias

Marina en Cayo Jutías

 

De vuelta a donde nos había dejado el taxi tardamos apenas una hora (venía a las 16h a recogernos).  Sin apenas agua y con las toallas por encima de los hombros (porque a las 14.30 “te achicharras”), lo primero que hicimos al llegar fue ir al único chiringuito que había en Cayo Jutías a comprar agua. Mirando la carta, acabamos comiendo “paella”, muy buena y económica.  🙂

Un pequeño consejo de madre, daros bien de crema o pareceréis cangrejos al día siguiente; Lara se quemó los pies y después estuvo 3 días yendo en chancletas.

¿Qué os ha parecido nuestra pequeña aventura por Cayo Jutías? 

Qué ver en La Habana en 5 días

Qué ver en La Habana en 5 días

¿Estáis pensando viajar a La Habana y queréis ver lo más bonito de esta ciudad (a nuestro parecer)? En este post podréis descubrir todo lo qué ver en La Habana en 5 días. 

¡La Habana es la primera y última parada de todo turista! Capital de la isla y con más de 2 millones y medio de habitantes. La Habana es una ciudad que te transporta al pasado; sus edificios, sus coches (almendrones) y su gente no te dejaran indiferente.

LUGARES Y EXPERIENCIAS QUE VIVIMOS Y RECOMENDAMOS EN LA HABANA  

  1. Castillo del Morro de Cuba
  2. La Habana Vieja
  3. El Malecón
  4. La Fábrica de Arte Cubano
  5. Free Tour del casco histórico y de La Revolución
  6. La Casa de la Música
  7. Callejón de Hamel
  8. Air Bnb en La Habana
  9. Mercados callejeros de frutas
  10. Callejón de los peluqueros
  11. Mercadillo de los libros
  12. Plaza de La Revolución
  13. Jazz en La Zorra y El Cuervo
  14. El capitolio
  15. Almendrones
  16. Feria de artesania de San José
  17. Lugares de comida local
  18. Torre del edificio Focsa
  19. ¿La Bodeguita de Enmedio y La Floridita?
  20. Plaza Vieja
  21. Barrio del Vedado
  22. Plaza de la Catedral
  23. Cementerio de Colón

Castillo del Morro de Cuba

No os podeís ir de La Habana sin ver el increíble atarceder desde el Castillo del Morro. Se considera el mayor conjunto arquitectónico militar de la época de todo el Caribe. Está ubicado en el barrio de Casablanca, al otro lado de la bahía de La Habana. Para llegar hasta allí debéis coger un barco y luego andar unos 10 minutos más hasta el castillo.  Os recomendamos ir por la tarde para ver el atardecer con el fondo de La Habana y seguidamente, a las 21H, recrean el famoso “cañonazo”, una tradición que rememora el cierre de la ciudad en tiempos de la colonia española.

 

La Habana Vieja

Te reocmendamos caminar por las increíbles calles de La Habana Vieja. Puedes recorrerlas un día entero sin rumbo y todavía te seguirán sorprendiendo sus calles, edificios coloridos, rincones con encanto y, sobre todo, su gente.

La Habana Vieja fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Calles de la Habana Vieja

 

El Malecón en cocotaxi

El Malecón tiene una distancia de 5 km, por lo que os recomendamos que cojáis un cocotaxi para poder recorrerlo de inicio a fin. Este famoso lugar es mucho más que una defensa y un paseo; es un lugar de encuentro para los cubanos.

Cierto es, que debido al oleaje y el poco cuidado de infraestructuras, no es el mejor paseo marítimo, pero las vistas a los emblemáticos edificios te sorprenderán.

El Malecom- La cadena viajera

 

 La Fábrica de Arte Cubano (F.A.C)

Si queréis salir de fiesta en Cuba, ¡este es el lugar idóndeo!

Un espacio cultural interactivo de lo más vanguardista. Es una antigua fábrica de aceite convertida en un centro de arte contemporáneo donde se puede disfrutar disfrutar de exposiciones, proyecciones, conciertos en directo, DJs, food trucks…”. 

Concierto en directo en la Fábrica de Arte Cubano

 

FREE Tour del casco histórico de La Habana y de la Revolución

El tour de La Habana Vieja comienza todos los días a las 10:30 frente a la Floridita. Lo único que debéis hacer antes del tour es inscribiros en su página web.

Otro FREE Tour es el Tour de la Revolución: seguro que has leído mucho sobre la historia de Cuba, pero ver la historia a través de los ojos de un cubano y las consecuencias de la Revolución te hará recapacitar.

“ La Habana de Fidel es diferente de como se ve desde el extranjero, que no está ni tan bien ni tan mal como la pintan, que para entenderla hay que sentir el calor de Cuba, disfrutar de su belleza, sufrir su transporte público, gozar de la algarabía inagotable de los habaneros, sentir pena y al mismo tiempo celos, sentir amor y por alguna razón rencor, sentir la Habana, sentir la Revolución. “

Además es uno de los mejores momentos para conocer gente. Nosotras fuimos coincidiendo por todo el recorrido con varios de ellos, hasta viajabamos juntos 🙂

 

La Casa de la Música

No te puedes ir de ninguna ciudad de Cuba sin visitar La Casa de la Música. Intenta bailar salsa con más o menos gracia, déjate seducir por los famosos ritmos cubanos, y por supuesto, sal a bailar con un cubano (te enseñan los pasos básicos y te guían para que aprendas)…

Al final de la noche sentirás que no lo haces tan mal. Y, por supuesto, ¡querrás volver!

 

Callejón de Hamel

Ubicado en Habana Centro, se trata de un proyecto cultural iniciado en los años 90 y es el principal templo de la cultura afrocubana.

Cada domingo por la mañana se puede ver la esencia africana más autentica de Cuba que se expresa entre tambores, rumbas y arte. ¡No te lo puedes perder! Nosotras hicimos un día más en La Habana sólo por ir a verlo.

Bailes afrocubanos en el Callejón de Hamel

 

AirBnb en La Habana 

Te recomendamos alquilar una habitación con Air Bnb, vivirás de cerca la esencia de los cubanos. Uno de los mejores recuerdos que nos llevamos es el habe podido compartir la estancia con familias cubanas.

Nosotras cogimos todos los apartamentos la semana anterior al viaje en airbnb. Depende de las fechas en las que vayáis a viajar, os recomendamos mirarlo con tiempo.

Nuestra casera nos dio mapas, postales (¿os acordáis por qué empezamos el blog?), y hasta nos dejaron un móvil cubano con sus contactos y los de la policía y emergencias por si pasaba cualquier cosa.

En todos los alojamientos donde estuvimos nos sentimos como de la familia, sin duda, la gente de Cuba es extraordinaria.

 

Mercados callejeros de frutas

Hay muchos puestos callejeros de frutas por las calles de La Habana Vieja, te recomendamos que pruebes los cocos y la guayaba.

Si puedes pagar con moneda cubana (CUP) te saldrá bastante más barato. Recuerda que 1 CUC son 25 CUP.

Marina y Lara probando un coco de un mercadillo de Habana

 

Callejón de los peluqueros

Una calle bohemia al lado del Museo de la Revolución. Visita las casas y el Museo de los Peluqueros donde verás curiosos y antiguos objetos de este oficio, bellos salones, viejos sillones de barberías, etc.… ¿Te atreves a hacerte un cambio de look en una de sus peluquerías?

 

Mercadillo de los libros

Al lado de la plaza de Armas se encuentra este no tan famoso mercadillo. Id y ojead los cientos de libros de la Revolución, sobre Ché Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos, José Martí… ¡¡Nosotras nos fuimos con más de un libro!!

Os recomendamos regatear antes de comprar ningun libro, seguro que al final de viaje sois unos expertos.

 

Plaza de la Revolución y el monumento a José Martí

Debéis ir a contemplar la impresionante y famosa Plaza de la Revolución. Alrededor de la plaza está el Palacio de Gobierno y el Ministerio del Interior; en sus fachadas podrás ver los rostros de los famosos revolucionarios de Cuba.

Además te recomendamos acceder al obelisco de más de 140m, tendrás unas vistas maravillosas de la ciudad.
 Plaza de la Revolucion_La Cadena Viajera

 

La Zorra y el Cuervo

Si os gusta el JAZZ, debéis ir al bar La Zorra y el Cuervo para disfrutar de su espectáculo de Jazz en directo.

Se trata de un bar nocturno situado en el barrio del Vedado, abre sus puertas a partir de las 21h. Su entrada no te dejará indiferente, ¡es una cabina de teléfono roja  típica de Londres!

 

El Capitolio

Es la Sede del Parlamento Cubano e icono arquitectónico de La Habana. ¿Os recuerda a algo su apariencia?

Imita al Capitolio de los Estados Unidos en Washington. Además en sus alrededores se encuentra el Teatro Nacional de Ballet y la famosa estatua de José Martí.

EL capitolio de la Habana_La cadena viajera

 

Almendrones cubanos

¿Damos una vuelta en un Chevrolet descapotable de los años 50? Lo primero que vas a tener que hacer es regatear el precio. 

Te recomendamos recorrer en este fabuloso coche la bonita avenida de Carlos III, llena de comercios, carteles, viejos cines…

La cadena viajera en un Chevrolet del 59

 

Feria de Artesanía de San José

Ni se os ocurra comprar ningún recuerdo antes de llegar a estos almacenes. Se trata de una naves gigantes frente a la bahía donde puedes comprar cualquier regalo o recuerdo MUCHO más barato que en cualquier tienda, mercado ambulante o de gente que te vende por la calle.

 

Lugares de comida local

Cierto es que la comida cubana no es muy variada ni amplia, pero no puedes irte sin probar un buen guisado de arroz, la ropa vieja, el plátano frito o los frijoles.

En estos “restaurantes” pagarás en moneda cubana (CUP) y te relacionarás mucho más con los cubanos.  Suelen ser casas particulares que abren sus “garages” o sus patios para convertirse en una especie de restaurantes durante unas horas.

Comida en abundancia + cerveza Bucanero (típica de Cuba) por 2 euros (y Marina no se quedaba con hambre, que ya es decir).

 

Torre del edificio Focsa

¡Ahora toca ver La Habana desde el cielo! Debéis subir a la impresionante torre del edificio Fosca.

Tendrás una impresionante panorámica desde la última planta del mítico edificio. *Esta recomendación la hacemos porque hemos visto imágenes y nos lo ha dicho mucha gente, pero la verdad, cuando fuimos estaban en obras y no pudimos subir.

¡Habrá que volver para ver si es tan impresionante como dicen!   Esta foto la hemos sacado de internet para que podamos ver las magníficas vistas que no pudimos tener …

¿La Bodeguita del Medio y La Floridita?

¿Se os hacía raro que no saliese como sitio recomendado en nuestro blog? Fuimos a ver estos famosos bares y firmamos en la entrada de la Bodeguita, se trata de lugares demasiado turisticos, para nuestro gusto. Si queréis tomaros un buen mojito y a mejor precio, os recomendamos ir a El Danddy, situado en la plaza del Cristo: buena música, buenos mojitos y excelente atención.

La cadena viajera en La Bodeguita del Medio

 

Plaza Vieja

La Plaza Vieja es la plaza más ecléctica desde el punto de vista arquitectónico deLa Habana. Su aspecto barroco cubano convive con el Art Nouveau de inspiración gaudiniana. Además en esta Plaza te tomaras tu tiempo, o algo más….

¿Hora del café? ¿O mejor una cerveza?

En la cafetería El Escorial puedes tomar café de Cuba (riquísimo) e incluso comprar café recién molido para no olvidarte de su sabor y olor en un tiempo. Enfrente tienes el bar Cervezas y Malta donde puedes tomar unasmariquitas(snack de plátano frito) y una cerveza artesanal propia del lugar.

 

Barrio de Vedado

Vamos a callejear por el residencial barrio de Vedado. Déjate sorprender con sus casas coloniales con jardín e impresionantes edificaciones. Os dará la sensación de que no estáis en La Habana.

 

Caballo por La Habana Vieja

¿Cansados de andar pero quéreis seguir viendo La Habana Vieja? Vamos a dar una vuelta en carruaje a caballo por las preciosas calles de La Habana Vieja.

Además, si le pedis al conductor que os enseñe sitios de lo más típicos, os llevará a alguna de las Bodegas donde compran los cubanos comida y algunas otras cosas (no muchas) con la cartilla de racionamiento, la famosa farmacia de La Habana Vieja, bares típicos de mojitos… nosotras acabamos “conduciendo” el carruaje. * Debes regatear el precio de la ruta.

Vuelta en carruaje a caballo

 

Plaza de la Catedral

Situada al lado de La Bodeguita del Medio está la Plaza de la Catedral.

En la plaza se encuentra la Catedral de La Habana, de estilo barroco. Si habéis estado en Cádiz, seguro que os suena. En esta plaza encontraréis a las famosas santeras. ¿Te atreves a que te lean la mano o te echen las cartas para conocer tu futuro?

 

Cementerio de Colón

Si os queda tiempo, id al Cementerio de Colón, llamado así por ser el único dedicado a esta reconocida persona.  Se trata de una necrópolis de 57 hectáreas.

En el podréis ver autenticas obras de arte entre sus cientas esculturas y lápidas. Está declarado Monumento Nacional de Cuba.

 

¿Qué os ha parecido nuestro recorrido por La Habana en 5 días?

Seguro que nos hemos dejado muchas cosas maravillosas por visitar, estaremos encantadas de que nos recomendéis sitios porque VOLVEREMOS A CUBA. 

Cuba en 15 días

Cuba en 15 días

Comienza la aventura de nuestras vidas ¡¡ CUBA !! 

Cuba siempre ha sido una isla de gran atractivo turístico, no sólo por sus playas de arena fina bañadas por cálidas aguas de azules casi imposibles y rodeadas de arrecifes coralinos, sino también por su variada geografía, el hermoso patrimonio arquitectónico, la vida nocturna, la música y los ritmos cubanos, su historia, etc.

Mostrar todo

Carnaval de Tenerife: que hacer en Tenerife durante 5 días

Carnaval de Tenerife: que hacer en Tenerife durante 5 días

 

¡Ya estamos de vuelta en La Cadena Viajera!

Esta vez para contaros nuestro viaje a Tenerife en Carnavales.

Dia 1- Vuelo Barcelona – Tenerife Sur

Dia 2- Turisteo y primera noche de Carnaval

Dia 3- Segunda noche de Carnaval

Día 4- Carnaval de día

Dia 5- Vuelo Tenerife Sur – Madrid

 

Día 1. Vuelo Barcelona- Tenerife Sur

En principio, el motivo del viaje era únicamente vivir los famosos carnavales de Santa Cruz de Tenerife, pero ya que íbamos hasta allí dijimos, “¿por qué no hacer turismo antes de adentrarnos en la locura que invade las calles de la capital?”. Así que un par de horas antes de embarcar pensamos que estaría bien alquilar un coche aunque fuese para visitar algo de la isla al día siguiente, y de camino al Prat decidimos reservar un coche “económico” en cicar por 38€/día (es lo más barato que encontramos en ese momento, pero  fue a ultimísima hora, cogiéndolo con tiempo costaría menos). No conocíamos esta compañía de coches y nos sorprendió. Fueron muy atentos en todo momento, no tardaron nada en darnos el coche al llegar y lo más sorprendente, no tuvimos que dejar ningún depósito.

Aterrizamos a las 23:55h, cogimos el Fiat 500 rojo nuevito que nos estaba esperando y pusimos rumbo a Santa Cruz de Tenerife al ritmo de LatinaFm, para ir animando el ambiente. Ahora sí que sí, COMENZABA NUESTRO VIAJE.

Habíamos reservado un apartamento en Airbnb en La Rambla de Pulido, en pleno centro de la ciudad y sin duda muy buena elección porque además de estar cerca de todo andando, era bastante grande y lo mejor fue el precio (26€/noche!!!).

Era jueves y la noche “grande” de carnaval no empezaba hasta el viernes, así que al llegar al apartamento deshicimos las maletas y a dormir!! Que al día siguiente queríamos aprovechar bien el día e íbamos a estar muuuuchas horas despiertas. All day… all night…!

 

Día 2. TURISTEO. Norte de la isla (Playa Benijo)- La Laguna- Valle de la Orotaba- Puerto de la Cruz- (Teide)

Madrugamos un poco y pusimos rumbo al norte de la isla. Eso sí, no sin antes cogernos un buen café y unos saladitos en una panadería que había muy cerca del apartamento que se llamaba “Rincón del Pan”. Como estaba todo tan bueno nos informamos de los horarios para la próxima “recena”, gran idea, ¡abría a las 6am y también vendían pizzas y bocadillos!

Nos dirigíamos a la playa de Benijo, la favorita de Lara y por lo tanto la primera parada del viaje. Por el camino paramos a observar las magníficas vistas que había desde la carretera, con las montañas y el mar de fondo al mismo tiempo, y cómo no, aprovechamos para sacar unas fotos (cuando decimos “unas” decimos mil, porque el viento no es algo que favorezca a nadie, y aunque estemos acostumbradas a nuestro querido cierzo de Zaragoza, seguimos teniendo que lidiar con nuestro pelo en las fotos).

Después de pasar por unos cuantos pueblecitos perdidos entre las montañas, al fin llegamos a nuestro primer destino.

Benijo es la playa más aislada de la localidad de Taganana. Si te gusta la naturaleza en estado puro, no puedes perdértela. Es una playa salvaje de arena negra que tiene un encanto especial. No es la típica playa con tumbonas, sombrillas, etc. Suele haber pocos turistas, por no decir que no había nadie. El acceso es a través de un sendero que empieza junto a la carretera y a un restaurante que se llama El Mirador. Hay que bajar unas cuantas escaleras hasta la playa, pero merece la pena, es un lugar mágico.

Nosotras paramos únicamente a observarla ya que no hacía tiempo de darse un baño y la marea estaba bastante agitada, pero mereció la pena llegar hasta allí para ver ese paisaje.

 

La siguiente parada era La Laguna, al noreste de la isla. Es la segunda ciudad más poblada de Tenerife. Fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 por ser ejemplo único de ciudad colonial no amurallada. La conformación de la ciudad, sus calles, sus colores, y su ambiente son elementos que comparte con ciudades coloniales como Cartagena de Indias en Colombia o La Habana Vieja en Cuba 😉

También ha sido frecuentemente llamada la Florencia de Canarias por la gran cantidad de iglesias y conventos que posee, además de su casco antiguo y sus edificios históricos.

Y después de toda esta información sobre La Laguna diréis, “¿y el almuerzo?”. Bueno, pues aquí va una recomendación. El Bodegón Tocuyo, un lugar auténtico con decoración rústica en el que te sientes como en casa y sobre todo, en el que se come muy pero que muy bien. Como llevábamos idea de comer en otro sitio que os contaremos más adelante, aquí sólo pedimos unas tapas para abrir el apetito, pero en general todo lo que había tenía muy buena pinta y el trato fue buenísimo.

El camarero nos recomendó unas tostadas de almogrote  (primera vez que escuchábamos ese nombre), así que quisimos probarlas.  El almogrote es un mojo con textura de paté, elaborado a base de queso muy curado típico de La Gomera mezclado con pimienta roja que le da ese toque ligeramente picante pero muy sabroso. Nos daba un poco de miedo pedirlo porque no nos suele gustar la comida picante pero esta tapa nos encantó! (¡y casi no se nota el picante!)

De ahí fuimos a comer al valle de La Orotava, (si Marina se quedó con hambre y sino luego hay que aguantarla). Fuimos al Guachinche El Cubano. Y os preguntareis, ¿qué es un Guachinche? Es un establecimiento propio de la isla que ofrece comida casera tradicional como acompañamiento al vino de cosecha propia o de la zona. Tienen su origen en los tenderetes que montaban muchos agricultores y ganaderos en determinadas fechas del año para vender sus productos (especialmente vino de malvasía). Estos guachinches surgen al lado de una importante actividad vitivinícola de la isla de Tenerife, especialmente en los municipios del norte.

El camino no fue demasiado fácil, hay que meterse por unos caminos de tierra que parecen no llevar a nada, pero al final ¡ahí está! Elegimos ir a Guachinche El Cubano por las increíbles vistas que había desde allí al valle y al Teide. Pero la comida no se quedó atrás. Pedimos para compartir quesillo a la plancha con mojo, papas con huevo y chorizo, y ropa vieja. Eran raciones grandes y estaba todo riquísimo.

 

Llovía un poco cuando llegamos, así que comimos en la zona interior del Guachinche. Pero en cuanto empezó a salir el sol nos fuimos directas a la terraza a tomar un barquito (leche condensada con café, y no al revés) y a disfrutar de las vistas. La comida nos salió a 14€ las dos, con bebida y cafés. Los guachinches son característicos por la comida casera, el buen trato y el bajo precio.

Además aprovechamos el precioso paisaje para hacernos mil y una fotografías (de nuevo).

Después de esta parada gastronómica pusimos rumbo a Puerto de la Cruz. Hacía sol y había mucha gente por la calle. Se respiraba otro ambiente, ambiente festivo, más turistas, diría que la mayoría extranjeros (poco vistos hasta el momento).

Fuimos dando un paseo por la calle San Felipe hasta la Playa del Muelle donde está el monumento a la mujer pescadora. Luego continuamos por la calle de Santo Domingo pasando por el Ayuntamiento hasta la Punta del Viento.

Siguiendo por la misma calle se encuentra el Complejo de ocio Costa Martiánez, uno de los más admirados ejemplos de tranformación de un litoral. Entre sus instalaciones destacan los lagos artificiales de agua marina junto a bares, restaurantes y un casino por debajo del nivel del mar.

Y para acabar la ruta llegamos a la Playa de San Telmo, playa donde acuden los más atrevidos a surfear las olas.

Eran las 18:00h y no queríamos irnos sin ver el Teide, así que cogimos otra vez el coche y nos dirigimos hacia allí. Queríamos ver atardecer desde el valle del volcán pero no calculamos bien los tiempos e iba oscureciendo conforme subíamos. Las nubes estaban muy bajas y no se veía mucho por la carretera así que paramos en una pequeña tienda por el camino para comprar unas Doradas (cerveza típica de Tenerife) y acabar de ver el atardecer desde la carretera del Teide con vistas al Puerto de la Cruz iluminado. ¡La próxima vez será! ¡Ya tenemos excusa para volver!

Teníamos que devolver el coche de alquiler y prepararnos para nuestra primera noche carnavalera, así que volvimos a coger nuestro pequeño Fiat500 y partimos hacia Santa Cruz de Tenerife.

 

Primera noche de Carnaval

Traíamos en la maleta alguna que otra cosa para disfrazarnos, pero como nuestra especialidad es improvisar, lo hicimos. Se suponía que íbamos a ir de “galácticas” o algo parecido, pero conforme nos íbamos poniendo capas iba desviándose cada vez más el objetivo hasta obtener el resultado final. NEUTREX DEL FUTURO. (Véase la comparativa en la siguiente foto). ¡Al loro, que no estamos tan mal! Sólo nos faltaba el detergente (no nos daba para improvisar tanto a última hora).

Después de echarnos el kilo y medio de maquillaje y purpurina por la cara y el cuerpo entero ya estábamos preparadas para vivir el carnaval al 200%. Así que salimos a la calle, con la incertidumbre de lo que nos íbamos a encontrar, y también, no os vamos a mentir, con un poquito de vergüenza, que nos duró ni medio segundo (salimos coreando “total no nos conoce nadie”) ¡¡TODOS IBAN DISFRAZADOS!! Niños, no tan niños, jóvenes, adultos y mayores. Sin excepción. Era lo que habíamos imaginado, pero verlo tan de cerca sorprende todavía más.

Estuvimos toda la noche de fiesta en la Plaza Weyler y sus alrededores, a cinco minutos andando de nuestro apartamento. La plaza estaba abarrotada de gente disfrazada bailando. Los bares sacaban sus barras a la calle para que la gente disfrutase al aire libre. El ambiente era increíble, hablabas con todo el mundo, te sacabas fotos con disfraces de lo más preparados y extravagantes, te encontrabas con gente de aquí y allá y todos te decían lo mismo…¡los carnavales de Santa Cruz de Tenerife son los mejores del mundo! Y llevaban razón.

Acabamos la noche recenando unos perritos calientes en SNUUPY bar cafetería, un sitio de comida rápida bastante rica y barata. También es muy conocido por sus hamburguesas y sus salchichas de ½ metro.

 

Día 3.  Segunda noche de Carnaval

Después de la larga noche anterior, remoloneamos hasta la hora de comer. Nos hicimos la típica comida post-fiesta, y sí, estoy hablando de los macarrones con tomate de toda la vida. Y una vez duchadas y otra vez con vida y energía para lo que nos esperaba, fuimos a dar una vuelta por las calles del centro de Santa Cruz.

Bajando por la Rambla de Pulido hacia la Plaza España nos paramos en el Triunfo de la Candelaria donde había un escenario en el que estaba cantando una de las murgas canarias.

Son un grupo de personas numeroso que cantan con letras en las que se hace crítica generalmente a la política, pero también a los problemas de la sociedad en general, frecuentemente con humor e ironía. Las composiciones se hacen sobre la base de canciones populares a las que se les cambia la letra con los pitos murgueros que portan cada uno de los integrantes.  Son uno de los elementos más populares de los carnavales y se hacen concursos en donde premian a las murgas más destacadas en vestuario, letras e interpretación.

A las 21:00h empezaba el Concurso de Comparsas “Ritmo y Armonía”, así que, como si vinieran Los Reyes Magos, cogimos sitio en primera fila y esperamos a que empezase.

Las comparsas son grupos de baile que organizan una presentación de música, baile y color que da vida a los animados desfiles de carnaval. Cada año se premia a las comparsas mejor preparadas. Están compuestas por tres partes: “la batucada” que es la que aporta la percusión y sonido, “la parranda” que aporta sus letras y “el cuerpo de baile” que desarrolla coreografías. Sus espectaculares diseños dan el color que necesita un carnaval para brillar.

Nos dejó sin palabras.  Las comparsas iban acompañadas por las carrozas y reinas del carnaval, todas preciosas. Lo habíamos visto muchos años en la televisión pero nunca habíamos imaginado que fuese tan espectacular.

Al acabar el concurso fuimos a coger algo de cenar a los puestos ambulantes que había en Plaza España. Cenamos patata asada rellena (rememorando los Pilares de Zaragoza) y volvimos a casa para ponernos nuestro segundo disfraz.

¡Este sí que sí! ¡Nos disfrazamos de bailarinas. Nos pusimos nuestros maillots rosas, unos tutús también rosas, nos hicimos dos moñetes bien altos y nos pusimos otra vez el kilo y medio de purpurina! (@lavecinarubia estaría muy orgullosa de nosotras porque hemos vivido 5 días entre brilli brilli).

 

Y una vez más salimos en busca de la música a la Plaza Weyler. El ambiente era igual de increíble que el día anterior. ¡La gente vive los carnavales con muchísimo entusiasmo y nosotras no íbamos a ser menos! Esta vez acabamos recenando pizza en Eskina Weyler (en la misma plaza).

 

Día 4. Carnaval de día.

Hoy se celebraba el Carnaval de día. Era el más esperado, sobre todo por los más peques y por los que querían lucir sus disfraces por fin a la luz del día. Aunque tenemos que admitir que nosotras también teníamos muchas ganas de que llegase, sea cual fuere nuestro nuevo disfraz de última hora.

Después de comer en el apartamento nos volvimos a poner manos a la obra. Nos nos habíamos llevado más disfraces así que bajamos a la Rambla y entramos en la primera tienda de disfraces que vimos. Como detalle diré que hay una cada 20 metros, si no cada menos. Nunca habíamos visto tantas tiendas de disfraces en una misma calle, y además a precios mucho más bajos de lo que nos costó a nosotras en Zaragoza. Así que si no tenéis disfraz al llegar no os preocupéis, encontraréis miles.

   Nosotras esta vez compramos un spay rosa, unas cartulinas de purpurina y un mono blanco. Y como de costumbre, hicimos un mix de disfraces. Fue un intento de unicornio que acabó en una especie de Ágatha Ruiz de la Prada (o eso se pensó la gente).

Fuimos callejeando y parándonos en cada plaza donde sonaba la música. Lo que más nos gustó fue ver la cantidad de familias y gente que iba disfrazada en grupo. Los había de todas las edades, desde la familia con niños en el cochecito de la Patrulla Canina, hasta los grupos de jubilados que animaban las calles metidos en un castillo con ruedas y altavoces incluidos. Todos iban muy originales y con disfraces muy elaborados. Al final del día coincidimos en que nos deberíamos haber disfrazado de paparazzis, pues íbamos pidiéndoles fotografías a todos. Quizá lo reservamos para el año que viene.

Entre los disfraces también nos llamó la atención la cantidad de hombres que se visten de mujer durante los carnavales. Lo raro es verlos sin peluca y maquillaje.

Después de callejear un rato y pararnos en todas las plazas en las que sonaba la música llegamos a  Plaza España, donde había miles de personas bailando al ritmo del Dj que tocaba en ese momento. Por la expresión de la gente supusimos que era un Dj de moda. Y fue en ese mismo momento cuando nos dimos cuenta de que probablemente subíamos unos cuantos años la media de la edad del público que teníamos alrededor. Supongo que muchos conoceréis la sensación de escuchar en algún bar canciones que no os suenan de nada y sin embargo los que parecen más jóvenes se las saben mejor que tú la del “Velero” en tu época. Pues, más o menos, nos pasó eso.

Así que una vez acabó esa fiesta, decidimos buscar otra.

 

Día 5. Vuelo Tenerife Sur- Madrid

Y como todo lo bueno, se acaba.

Tocaba marcharse. Pero no sin antes pasar por Plaza España y hacernos una foto con las letras de Santa Cruz de Tenerife de recuerdo.

Nuestro vuelo salía del Aeropuerto Tenerife Sur. Para ir hasta allí hay que coger el autobús 111 desde el Intercambiador de Santa Cruz dirección aeropuerto. Pasa cada 30 minutos y tarda aproximadamente 1:10h en llegar. El precio es de 7’50€/persona.

Como recomendación, ¡id con tiempo suficiente al aeropuerto!. No sería la primera vez que se hacen filas interminables en los controles de seguridad y aparecen los nervios.

Y con esto nos despedimos y volvemos de nuevo a la realidad, pero no por mucho tiempo. MENUDA CRUZ DE VIAJE  🙂

¡Hasta pronto Tenerife! 

 

 

QUIENES SOMOS

QUIENES SOMOS

¡Bienvenidos a La Cadena Viajera!

Somos Marina y Lara, dos primas locas con ganas de comernos el mundo.

Unos dicen que nos parecemos, otros que ni en el blanco de los ojos. Os dejaremos opinar a vosotros.

Esta historia, sin saberlo, comenzó hace más de ocho años con una postal. ¿Quién no mandaba postales o cartas a sus amigos cuando no existían casi ni los teléfonos móviles?  Iban pasando los años y llegaban postales de todas las ciudades que visitábamos con la familia o amigos.

La cadena viajera - postal

Marina mandando una postal de La Cadena Viajera.


LA CADENA VIAJERA

Un día decidimos llamarlo “La Cadena Viajera” porque no había viaje que no plasmáramos en una postal para contárselo a la otra. Eso era sólo un adelanto de todas las aventuras que habíamos vivido. A la vuelta estaba claro que íbamos a pasarnos varias tardes para ponernos al día de todo. A veces la postal llegaba antes que nosotras, otras siguen dando vueltas por el mundo.

Recientemente las postales llegan de dos en dos, ¿os lo podéis imaginar verdad? Nuestros últimos viajes son “mano a mano” y como no podía ser de otra manera, La Cadena Viajera continúa.

De vez en cuando leemos las postales que nos escribíamos hace más de ocho años (con faltas de ortografía incluidas) y revivimos muchos momentos que se habían quedado en el olvido. Porque un viaje se vive tres veces: al soñarlo, al vivirlo y al recordarlo.

Nunca pararemos de viajar, nos fascina conocer otros lugares, y es por eso que no sabemos decir “no” a un vuelo barato encontrado a última hora.

Somos felices organizando un viaje, aunque eso suponga enfadarnos porque no nos caben todos los “por si acaso” en la maleta o dar las mil y una explicaciones a nuestras madres de cada paso que vamos a dar (“mom i’m fine”).

 Como en todas las familias, alguna vez hemos discutido, pero pensándolo bien, siempre ha coincidido que Marina tenía hambre o Lara sueño. Por lo demás, somos almas gemelas.

 

¿QUERÉIS SABER QUIEN ESTÁ DETRÁS DE LA CADENA VIAJERA?

 

HOLA, SOY LARA …

Soy la causante de que iniciáramos esta aventura y de que hoy puedas estar leyéndonos. Marketiniana, publicista, diseñadora y la que pasa mil horas detrás de la pantalla para que leáis nuestras aventuras.

En los últimos tres años he vivido en Zaragoza, Barcelona e Ibiza; sí, soy un culo inquieto. Por no deciros que durante este tiempo he viajado a Perú, India, Cuba, Tenerife, Praga, Londres y un largo etcétera. Compagino mi trabajo y mi afición, que es viajar 🙂

Hace años que me había planteado este proyecto, pero por mala organización de tiempo y que estoy a mil cosas a la vez, siempre lo iba dejando. Pero ahora soy una adicta al blog, me encanta escribir, informarme, editar fotos y vídeos, y sobre todo… ver vuestros comentarios, es lo que más me impulsa para seguir adelante.

Uno de los motivos (personales) por los que decidí abrir el blog sois vosotros, los que dos años después de un viaje me decíais que os recomendara lugares y cuáles eran los sitios donde tenía hechas “esas fotos” de Instagram o Facebook… y como a veces tengo memoria de pez, no me acordaba.

Durante nuestro viaje a Tenerife, comenté con Marina que sería buena idea (ahora que viajamos más juntas) hacer un blog con todo lo que nos pasa, “Seguro que dentro de unos años nos reímos volviendo a leer todo”- decíamos. ¡Así que aquí estamos!.

 

Poco a poco os contaremos todas las aventuras que nos ocurren en nuestros viajes, ¿nos acompañas?